Declarando el Fin desde el Principio

7mo Capítulo

7. Apocalipsis 7. [Los Pocos y los Muchos] (Primeros 3.5 Años) 

Apocalipsis 7:1-3
Después de esto vi cuatro malakim de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra para que no soplara viento alguno sobre la tierra [1] ni sobre el mar [2] ni sobre árbol [3] alguno. Vi también otro Malak, que subía desde donde sale el sol y que tenía el sello del Elohim vivo. Clamó a gran voz a los cuatro malakim a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra [1] y al mar [2], diciendo: «No hagáis daño a la tierra ni al mar ni a los árboles [3] hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Elohim

7.1. Los Pocos. [Ap.7:1-8]

Así como Yahujanán vio 4 Kerubim alrededor del trono de Yahwéh, en los versos anteriores podemos ver que hay 4 Malakim que se encuentran en los 4 ángulos de la Tierra. De la misma forma que el Todopoderoso se encuentra en medio de los Kerubim, vemos también que aparece en medio de los primeros 4, otro Malak del Este, como el Sol de Justicia, con el Sello de Yahwéh; es decir, Mikael como el Melek Gadol, puesto que es el Rey quien lleva el anillo de sellar, como lo profetizó Hageo al referirse a Zorobabel, quien representa al Último.

Hageo 2:23
En aquel día, dice Yahwéh de los ejércitos, te tomaré, Zorobabel [Nacido en Confusión] hijo de Salatiel [Quien fue pedido a Elohim], siervo mío, dice Yahweh, y te pondré como anillo de sellar, porque yo te he escogido, dice Yahwéh de los ejércitos.»

Este Malak subía de donde sale Sol, lo cual hace referencia a que se manifestará como el Sol de Justicia (Mal.4:2). Las Buenas Nuevas y el Nombre, con el que el Último sellará a los escogidos, viene de oriente, puesto que la Salvación viene de los Yahudim y Yahushúa se manifestó únicamente en Yisrael en su primer venida (Jn.4:22, Mt.15:24). Ahora bien, como Yahwéh prometió, su segunda venida sería en el occidente, dado que ambas manifestaciones abarcarían desde donde sale Sol (1ra), hasta donde se esconde (2da), razón por la que es representado por Zorobabel, quien nació en Babilonia (Is.4:6, 43:5, 59:19;  Mal.1:11; Sal.50:1, 113:3).

Isaías 59:19
Y temerán desde el occidente el nombre de Yahwéh, y desde el nacimiento del sol, su estima, porque él vendrá como un río encajonado, impelido por el soplo [רוח] de Yahwéh.

La palabra hebrea רוח es comúnmente traducida como «Viento» o «Soplo», y es exactamente la misma palabra que es traducida como Espíritu (Ruaj), así que lo que se describe en los primeros versos de este capítulo se puede entender como los Espíritus (Vientos) que influencian al mundo, que serán detenidos para que no soplen sobre ningún hombre, quienes son representados por el Mar, la Tierra y los Árboles. Todo esto se conecta con el 3er Sello, en el cual se desatará el Hambre Espiritual, debido a que ningún espíritu traerá revelación al hombre, excepto por la predica del Testigo como Moshé, quien alimentará al mundo como lo hizo Yosef en Egipto, lo cual se relaciona con el hecho de que los 2 Testigos tienen autoridad para que no llueva durante el tiempo de su predica (Gn.42, Ap.11.6). 

Génesis 41:39-45
Y dijo el faraón a Yosef:
—Después de haberte dado a conocer Elohim todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú.
Dijo además el faraón a Yosef:—Yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto.
Entonces el faraón se quitó el anillo de su mano y lo puso en la mano de Yosef; lo hizo vestir de ropas de lino finísimo y puso un collar de oro en su cuello. Lo hizo subir en su segundo carro, y pregonaban delante de él: «¡Doblad la rodilla[אברך] Así quedó Yosef sobre toda la tierra de Egipto.
Luego dijo el faraón a Yosef: —Yo soy el faraón; pero sin ti nadie alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto.
El faraón puso a Yosef el nombre de Zafnat-panea [צפנתפענח], y le dio por mujer a Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. Así quedó Yosef al frente de toda la tierra de Egipto.

Aquí encontramos otra referencia al Último, que es descendiente de Yosef y se manifiesta entre las naciones, esta vez representadas por Egipto, y recibe el anillo para gobernar y alimentar a los habitantes de la tierra a través de su palabra (Yahushúa). El lino finísimo hace alusión a que viene como el Esposo de la Congregación, quien es representada por Asenat. Además, el Último recibirá un nombre nuevo, como lo hizo Yosef, que recibió una letra extra en su nombre, de parte Yahwéh, para convertirse en Yahusef (Sal.81:5), además del nombre que le fue dado por el Faraón, Tzefanat-Paneaj (sig. Tesoro del Reposo Exaltado | Quien revela lo Escondido). 

Por lo tanto, el Último es quien tiene el Sello del Poderoso Vivo y quien sellará a los escogidos, para que no sean heridos por los malakim a los que se les permite dañar a las naciones (Mar) y a los creyentes rebeldes (Tierra), por lo cual se les ordena no tocar ni el Mar (Naciones), ni la Tierra (Creyentes), ni a los Árboles (Escogidos), hasta que sean sellados en sus frentes los Elegidos, para que así los malakim puedan diferenciarlos y por ende no les causen daño alguno. 

Apocalipsis 7:4-8
Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Yisrael [Quien Reinará como Elohim]. De la tribu de Yahudáh [Alabanza de Yahwéh], doce mil sellados. De la tribu de Rubén [Vean el Hijo], doce mil. De la tribu de Gad [Fortuna], doce mil. De la tribu de Asher  [Feliz], doce mil. De la tribu de Neftalí [Mi Lucha], doce mil. De la tribu de Menashé [Quien Causa el Olvido], doce mil. De la tribu de Shimón [Escuchado], doce mil. De la tribu de Leví [Adherido | Corona], doce mil. De la tribu de Yisakar [Hay Recompensa], doce mil. De la tribu de Zebulón [Lugar Exaltado], doce mil. De la tribu de Yahusef [Yahwéh Añadirá], doce mil. De la tribu de BenYamín [Hijo de la Mano Derecha], doce mil sellados.

En los versos anteriores se menciona el número exacto de personas selladas (144.000); sin embargo, la forma en la que Escritura cuenta a las personas es de acuerdo a las cabezas de hogar; por lo tanto, no se cuentan a las mujeres ni a los niños, ya que representan el cuerpo y las extremidades. En el Éxodo, la Escritura relata que de Egipto salieron 600.000, lo cual se refiere a únicamente a los varones, como se puede verificar en la tradición judía. Esto se puede ver más claramente a través de un par de milagros de Yahushúa, cuando se menciona que alimentó a a un grupo de 5.000 personas y después a uno de 4.000, ya que se estima que en ambas ocasiones habrían sido en realidad más de 20.000 personas. 

Mateo 14:21
Los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Mateo 15:38
Los que comieron eran como cuatro mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Así que, en simples términos, si una familia es escogida se contaría únicamente a la cabeza del hogar, aunque hubiesen diez hijos, ya que ante el Todopoderoso la familia es uno. Con respecto a este detalle, algunos alegarán que en el caso de los 144.000 no se aplica, por el simple hecho de que en Apocalipsis 14 se describen como vírgenes, por lo cual deducen, quienes interpretan según la letra, que sería solteros y sin hijos, sin embargo, ese no es el punto que se buscaba revelar al utilizar la palabra «virgen», sino el aspecto espiritual, lo cual se explicará a fondo en dicho capítulo. 

Un ejemplo simple de esto, es el hecho de que Miriam dio a luz a su hijo Yahushúa mientras era virgen, además de que está escrito que en Yahushúa no hay hombre ni mujer; por lo tanto, es el aspecto espiritual el que cuenta. Es decir, cualquier persona, una vez que acepta y sigue a Mashíaj, espiritualmente cuenta como un varón virgen ante Yahwéh, ya que la congregación escogida es el cuerpo de Mashíaj y Él es un hombre virgen 

La identidad de los 144.000 es un tema en el que la mayoría de creyentes está de acuerdo en una interpretación errónea, debido a que no entienden la simbología, por no escudriñar las Escrituras, además del simple hecho de que la verdadera interpretación no es compatible con su doctrina del Rapto, que la mayoría cree sucederá antes de la Tribulación, lo cual en realidad no tiene sentido alguno por diversas razones, que también se mencionarán en el capítulo 14. 

Yisrael como pueblo representa un cuerpo, así como la Congregación escogida es el templo espiritual, el cuerpo de Yahushúa. 

1 Corintios 12:27
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Mashíaj y miembros cada uno en particular.

Cada tribu representa una parte de ese cuerpo, así como cada tribu está compuesta por muchas personas con diferentes funciones, de la misma forma que cada parte del cuerpo está formada por diferentes componentes, como carne, piel, sangre, uñas, vello, etc. El Yisrael que se menciona en este capítulo es el Espiritual, el verdadero, el que Yahushúa vino a formar a través de su muerte y resurrección. (Ef.2:15)

1 Corintios 12:18-20
Pero ahora Yahwéh ha colocado cada uno de los miembros en el cuerpo como él quiso, pues si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero ahora son muchos los miembros, aunque el cuerpo es uno solo.

Es necesario entender que con el sacrificio y resurrección de Yahushúa, se dio un nuevo comienzo en el cual todo lo que está escrito, que sucedió literalmente en el Antiguo Testamento, todavía aplica; sin embargo ahora se manifiesta de una manera espiritual y es así como debe interpretarse, razón por la cual Yahushúa es llamado el postrer Adám. (1Co.15:45) 

Romanos 10:11-13
La Escritura dice: «Todo aquel que en él cree, no será defraudado», porque no hay diferencia entre Yahudi y Griego, pues el mismo que es Soberano [Yahu] de todos, es rico [shua] para con todos los que lo invocan; ya que todo aquel que invoque el nombre de Yahwéh será salvo. 

En el verso anterior se revela que en Yahushúa no existe diferencia entre Yahudi y Griego; es decir, entre Yisraeli y Gentil, de aquellos que creen y confiesan su Nombre. Por lo tanto, si la Escritura lo dice explícitamente, no se debería interpretar lo contrario en ningún momento, puesto que esto levanta nuevamente la pared divisoria entre Gentiles y Yahudim, por una interpretación errónea (Ef.2:14). La Escritura dice claramente que lo que Yahwéh unió no lo separe el hombre (Mr.10:9), lo cual, a pesar de ser en el contexto del matrimonio, se puede aplicar perfectamente en este caso. 

Otro aspecto importante, es que a través de Yahushúa, tanto los Gentiles como los Yahudim que aceptan al Mesías, son adoptados por el Padre (Ef.1:4-6), esto significa que no solo los Gentiles son adoptados, como algunos Cristianos han interpretado   y por ende concluyen que los Judíos ya son hijos únicamente por su carne, mientras que Yahushúa claramente dijo que para entrar al Reino del Todopoderoso se debe volver a nacer (Jn.3:3-7), sin importar quien sea la persona, se debe ser gestado espiritualmente durante esta vida para así convertirse en Yahudi espiritual, al recibir el cuerpo nuevo, lo cual será el nuevo nacimiento (Is.66:8), puesto que la carne para nada aprovecha (Jn.6:63), razón por la que aun aquellos que estén vivos durante la Cosecha, a pesar de que no morirán, tendrán que ser transformados. (1Co.15:52, Gl.3:27-29, Cl.3:9-11)

Romanos 9:6
No que la palabra de Yahwéh haya fallado, porque no todos los que descienden de Yisrael son Yisraelim,

Gálatas 3:7
Sabed, por tanto, que los que tienen fe, éstos son hijos de Abraham.
Así que no se es descendiente de Abraham al serlo por la carne, sino por la fe.

1 Corintios 12:12-13
Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Mashíaj, porque por un solo Espíritu fuimos todos inmersos en un cuerpo, tanto Yahudim como Griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

7.1.1. Las 12 Tribus.

    1. Yahudáh (sig. Alabanza de Yahwéh) [Yahushúa]
    2. Rubén (sig. Vean al Hijo) [Primero]
    3. Gad (sig. Fortuna) [Perdón de Pecados | Justificación]
    4. Asher (sig. Feliz) [la Promesa | Salvación]
    5. Neftali (sig. Mi Lucha) [de la Carne]
    6. Menashé (sig. Quien causa Olvido) [del Pecado, del Dolor, de las Lagrimas]
    7. Shimon (sig. A quien Él Escucha) [el Intercesor]
    8. Leví (sig. Corona - Adherido) [La Corona | El que Une]
    9. Yissakjar (sig. Hay Recompensa) [La Bendición | La Doble Porción]
    10. Zebulon (sig. Habitación Exaltada) [Templo Espiritual | Nueva Yerushalaim]
    11. Yahusef (sig. Yahwéh agregará) [Profeta como Moshé]
    12. BenYamin (sig. Hijo de mi Mano Derecha) [Último]

Los nombres de las Tribus que se mencionan en Apocalipsis 7, como las Escogidas, tiene una gran importancia, ya que se pueden interpretar como un mensaje del Todopoderoso, a través de sus significados. Además de esto, es notable la ausencia de los nombres Efraím y Dan.

El mensaje se puede entender de varias maneras, al unir los significados de los nombres. Aquí presento dos ejemplos: 

Alaben a Yahwéh, He aquí su hijo [Yahushúa] trajo la Fortuna y Felicidad; y Mi Lucha, hizo que la Olvidara, ya que Él me Escucha, así que me Adhirió una Corona y Recompensó con su Habitación Exaltada, al Unirme al Hijo de su Mano Derecha [Mashíaj].

La alabanza de Yahwéh es que Vean al Hijo [Yahushúa] para Fortuna y Felicidad, Mi Lucha, Él hizo que la Olvidara, ya que Él me Escuchó y me Adornó, Adhiriendo su Recompensa, me hizo su Habitación Exaltada [2Cr.6:2, 1R.8:13] y Añadió a su Hijo de la Mano de Derecha [Último]. 

En sí, el orden de los nombres de las tribus anuncian: la venida del Primero, su hijo Yahushúa para entregarse por nuestros pecados y llenarnos de bendición y gozo, al darnos el triunfo en toda batalla espiritual y hacer que olvidemos el pecado y los deseos de la carne; y al responder nuestras oraciones, nos unió a la recompensa y nos hizo su Templo, para llevarnos a su realidad en las Bodas del Cordero, para unirnos a Mashíaj.

También se puede interpretar que cada nombre representa una especifica característica que todas las personas de cada Tribu comparten entre sí, ya sea de personalidad, así como también la posición y función que tendrán en el Reino de Yahwéh en la eternidad. 

Ahora bien, con respecto a las dos Tribus no mencionadas en la lista, existen varias razones por las cuales esto sucede, muchas que se revelarán en el futuro, pero he aquí algunas:

- Dan y Efraím representan idolatría y rebeldía.

- Dan no tomó posesión de su porción de Tierra a tiempo (Jue.18:1).

- De Dan sale el Falso-Mesías, el Hijo de Perdición, el Traidor.

- En un sentido positivo, Efraím y Dan representan a los 2 Testigos, ya que a pesar de que son líderes de los 144.000, a diferencia de los que se mencionan en la lista, ambos tendrán que morir, como lo declara Apocalipsis 11, al igual que los muchos. 

Efraím se conecta con el Testigo como Moshé, ya que el profeta prometido por Yahwéh sería de la Tribu de Efraím, mientras que el Testigo como Eliyahu se conecta con él porque su ministerio estará enfocado principalmente en decirles a los Muchos [Efraím] que se arrepientan de su rebeldía. 

Por otro lado, Dan quiere decir Juicio, por lo cual representa el hecho de que a través del testimonio de los dos profetas se dará el juicio, para condena de los impíos. Además el nombre Dan se conecta con el nombre Daniel, y al tomar el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, como representantes de los 2 Testigos, Daniel, quien escribió el equivalente del Apocalipsis en la TaNaKh, se convierte en un perfecto espejo del Testigo como Eliyahu, que prepara el camino y llama al arrepentimiento, mientras que Yahujanán, el Amado (como David), quien escribió el Apocalipsis, representaría al Testigo como Moshé, el Último. 

También, cabe mencionar que Sansón, quien los Yahudim han visto como un reflejo de Mashíaj, es descendiente de Dan, tribu que es representada por la Serpiente, por lo cual también se conecta con el Testigo como Moshé, como el hijo prodigo o la serpiente que se aparta del mal, por lo cual la palabra Hebrea Mashíaj (358) tiene el mismo valor numérico que la palabra Serpiente (Najash=358). Esta es la razón por la que en el judaísmo Mashíaj llamado Nachash HaKadosh; como la vara de Moshé que se convertía en Serpiente, como señal de que el Todopoderoso estaba con él, es decir, señal de Su autoridad. Recordemos también que Yahushúa HaMashíaj nos dijo que debemos ser astutos como la Serpiente e inocentes como la Paloma, lo cual se manifiesta perfectamente en Él. (Mt.10:16)

7.1.1.1. Tribus Perdidas.

Poco después de establecerse el pueblo de Yisrael en la tierra prometida, el reino se dividió en dos partes, conocidas como el reino de Yahudáh y el reino de Yisrael, compuestas por las dos tribus del Sur y las diez tribus del Norte, respectivamente. El imperio de Asiria deportó a las diez tribus de Yisrael, quienes llegaron a ser esparcidas por todas las naciones, principalmente en una tierra desconocida que llegaría a ser llamada America, como lo confirmó Cristobal Colón, según Yahwéh lo había anunciado por medio de sus profetas y lo descrito en uno de los libros de Esdras. (2Esd.13:40-45) 

Además de este importante suceso, años más tarde una gran cantidad de Yahudim habrían sido exiliados a Africa, otros fueron a España, específicamente Sefarad, como lo declara el libro de Abdías (1:20). Eventualmente, estos serían también esparcidos por todo América en tiempos diferentes, al ser vendidos como esclavos, mientras otros fueron transportados por Cristobal Colón. Esto ha resultado en una gran dificultad al intentar identificar claramente las tribus alrededor del mundo, lo cual ha llevado a muchos a pensar que es imposible poder encontrar personas que mantengan sus raíces puras después de milenios de habitar entre las naciones; sin embargo, Yahwéh todo lo puede. 

Este punto en particular es suficiente para que algunos concluyan que las tribus, mencionadas en la lista de Apocalipsis 7, no pueden ser Judíos de carne, sino Yahudim espirituales. Además de todos los versos ya mostrados que confirman que este es el caso, hay algunos otros que sirven como confirmación de este asunto en particular. 

1 Timoteo 1:3-4
Como te rogué que te quedaras en Éfeso cuando fui a Macedonia, para que mandaras a algunos que no enseñen diferente doctrina ni presten atención a fábulas y genealogías interminables (que acarrean discusiones más bien que edificación celestial, que es por fe), así te encargo ahora.

Tito 3:9
Pero evita las cuestiones necias, como genealogías,
contiendas y discusiones acerca de la Ley,
porque son vanas y sin provecho.

Estos versos confirman que en estos tiempos finales no debemos preocuparnos por genealogías, ya que la carne de nada sirve en lo que respecta al mundo por venir, pues lo que importa es el espíritu y el alma. La única razón por la que la carne fue importante hasta cierto punto, fue por que Yahushúa debía ser descendiente del Rey David, según la carne, para así cumplir todas las profecías que hablan de él, como fue constatado por la Escritura y aun en el Templo cuando fue registrado por Yosef y Miriam, hasta que fue destruido en el año 70 y con él todos los registros de las genealogías de los Yahudim que ahí se guardaban. Esto dio lugar a que se creara la falsa tribu de los Khazar, quienes han llegado a ser conocidos como Judíos, mientras que la mayoría de los verdaderos Yisraelim son vistos por la sociedad como Gentiles, puesto que han estado entre las naciones por siglos, después de haber sido obligados a convertirse al Cristianismo. 

7.1.1.2. Efraím.

Efraím significa: Doblemente Fructífero, ya que sería la tribu bendecida con la multiplicación y la prosperidad; sin embargo, no pudieron manejar la abundancia que disfrutaban, puesto que empezaron a venerar la creación en vez de al Creador que los bendijo. Empezaron a adorar las riquezas en vez de a Yahwéh, lo cual hizo que cayeran en todo tipo de pecados de rebeldía, ya que su don de multiplicación también se manifestó al ellos multiplicar las doctrinas falsas, sus ídolos y los altares para sus falsos elohim (Os.8:11, 12:1). 

Oseas 4:17
Efraím es dado a ídolos, ¡déjalo!

Oseas 5:9-11
Efraím [los Muchos] será asolado en el día del castigo [la Gran Tribulación]; entre las tribus de Yisrael hice conocer la verdad [Yahushúa]. «Los príncipes de Yahudáh han sido como los que traspasan los linderos; ¡pero sobre ellos derramaré a raudales mi ira! Efraím está oprimido, violados sus derechos, porque quiso andar en pos de vanidades.

Salmos 78:9-11
Los hijos de Efraím, arqueros muy diestros, volvieron las espaldas en el día de la batalla [No hacen batalla Espiritual]. No guardaron el pacto de Elohim [Yahushúa] ni quisieron andar en su Ley [Toráh | Mandamientos]; al contrario, se olvidaron de sus obras y de sus maravillas que les había mostrado.

Salmos 78:67
Desechó la casa de Yosef y no escogió la tribu de Efraím,

El verso anterior muestra la conexión que existe entre Yahusef y Efraím, así como también el hecho de que Efraím representa a los Muchos que son llamados pero no elegidos; es decir, quienes son justificados pero no salvos, lo cual quiere decir que tendrán que morir en la Gran Tribulación, como lo profetiza Hoshea (5:7), para después ser resucitados al entrar al Reino. La casa de Yosef hace alusión a los habitantes y siervos en el Templo, no quienes representan el Templo en sí, que son los pocos escogidos, quienes serán Reyes y Sacerdotes, por ende la casa (familia) de Yosef, en este contexto, hace alusión a la tribu de Efraím como los Muchos.

Durante la adopción de Efraím y Menashé, hijos de Yosef, Yaakov bendijo a Efraím como primogénito, por lo que su nombre se intercambia con el de Yosef a través de la Escritura, quien es también el segundo primogénito de Yaakov, puesto que fue el primer hijo que tuvo a través de Rajel, su 2da esposa, además de que recibió la primogenitura de entre los doce, una vez que Rubén la perdió por su pecado. Yaakov mismo fue el segundo en salir del vientre de su madre, pero tomó la bendición y compró la primogenitura de Esaú, así como Efraím terminó recibiendo la bendición de la primogenitura, en vez de Menashé quien nació primero. 

En la bendición que Yaakov da a los hijos de Yosef (Gn.48) se encuentra una pista que indica que el Último vendría a través de Efraím, mientras Menashé (מנשה), en este contexto, es una representación de Moshé (משה), quien aún no había sido enviado al mundo. Lo anterior  se conecta con varias cosas que se explicarán más adelante, pero principalmente se debe a la similitud que existe entre los dos nombres, al ser Moshé (משה) la semilla (Nun | נ) escondida en el nombre Menashé (מנשה). Otra razón es la conexión que hay entre lo que se le dijo a cada uno en la bendición, comparado con lo que se le dijo a Moshé cuando reaccionó como Abraham en el tiempo de Lot. 

Números 14:12
Yo los heriré [como a los Muchos] de mortandad y los destruiré, y a ti [como el Último de Efraím]
te pondré sobre gente más grande y más fuerte que ellos [es decir, los Pocos].

Con este verso en mente podemos entender por qué en la lista de los Escogidos se usa el nombre Yahusef en vez de Efraím, ya que representa a aquellos de la tribu de Efraím que se mantuvieron apartados de la idolatría, los que si se arrepintieron de su rebeldía de entre los Cristianos y confesaron el nombre del Mesías para salvación. Esto también incluiría a los apartados de la tribu de Dan, al ser purificados a través del nombre, puesto que también tienen una conexión con el Último, quien viene a hacer Juicio, así como Dan significa Juez, además de que Efraím habitó en la tierra de Dan.

Génesis 48:19
Pero su padre [Yaakov] no quiso hacerlo, y le respondió:
—Lo sé, hijo mío [Yahusef], lo sé;
también él llegará a ser un pueblo, y será también grande;
pero su hermano menor [Efraím] será más grande que él,
y su descendencia formará multitud de naciones [מלא הגוים]. 

En el verso anterior se encuentra la respuesta a un gran misterio de la Escritura mencionado más tarde por el Apóstol Paulus:

Romanos 11:25
No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Yisrael durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles [מלא הגוים].

Lo anterior conecta la plenitud de los gentiles con los descendientes de Efraím y muestra que de la misma manera que Efraím fue adoptado por Yaakov, los Gentiles lo serían en un futuro, cuando creyesen en Mashíaj y siguiesen sus mandamientos. También revela claramente cómo muchos de los hoy llamados Gentiles en realidad son descendientes de Yaakov a través de Yahusef. Los apartados escogidos de entre los descendientes de Efraím son identificados como la tribu de Yahusef entre las mencionadas en la lista de Apocalipsis 7, lo cual está relacionado con el hecho de que el Líder, Melek HaGadol, es descendiente de Yahusef a través de Efraím, según la profecía dada a Moshé en Deuteronomio. Una sombra de dicha promesa se manifestó en la vida de Hoshea BenNun, quien, como un acto profético, recibió el nombre Yahushúa (Josué) para cumplir su misión y representar al Primero y Último como uno. 

7.1.1.2.1. Un Profeta como Moshé.

Deuteronomio 18:15-19
»Un profeta como yo [Moshé] te levantará [יקים] Yahwéh, tu Elohim, de en medio de ti [Yisrael], de tus hermanos; a él oiréisConforme a todo lo que pediste a Yahwéh, tu Elohim, en el Horeb, el día de la asamblea, al decir: “No vuelva yo a oír la voz de Yahwéh, mi Elohim, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera.” Y Yahwéh me dijo: “Bien está eso que han dicho.” Un profeta como tú les levantaré [אקים] en medio de sus hermanospondré mis palabras [Yahwéh Yahushúa] en su boca y él les dirá todo lo que yo le mande. Pero a cualquiera que no oiga las palabras que él pronuncie en mi Nombre, yo le pediré cuenta. 

Primeramente nótese cómo los Yisraelim, por miedo a Yahwéh, pidieron no escuchar su Voz ni ver su Fuego directamente, razón por la cual Yahwéh promete enviar un profeta como Moshé, específicamente para cumplir estos dos roles, ser el recipiente de su Voz en la Tierra y el Fuego Consumidor que trae juicio y sabiduría en los tiempos finales como el Último, así como Yahushúa, el Primero, es la Palabra de Yahwéh y el Agua de Vida que trajo la misericordia y la verdadera instrucción. 

El Todopoderoso dice que pondrá sus Palabras en el Profeta que enviaría, lo cual quiere decir que él no es la Palabra, sino la Voz en quien está la Palabra, así como es el Trono sobre quien descansa Yahwéh. Esta es una de varias claves a través de las cuales el Espíritu nos muestra que no está hablando de Yahushúa, el Mesías, como muchos suelen interpretar incorrectamente, si no de la última manifestación de Yahwéh, lo que también se ha conocido como la Segunda Venida.

También es importante mencionar, que Yahwéh no le dice a Moshé específicamente que el Profeta que enviaría sería descendiente suyo o incluso de la Tribu de Levi como Moshé, sino que declara que se levantaría de entre sus hermanos de Yisrael. Las palabras que Yahwéh usa al decirle esto a Moshé nos dan una pista acerca de cuál Tribu sería que el profeta provendría, ya que lo conecta con Génesis 37, cuando Yahusef cuenta a sus hermanos los sueños que Yahwéh le dio.

Génesis 37:7
estábamos atando manojos en medio del campo, y mi manojo se levantaba [קמה] y se quedaba derecho, y vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban ante el mío.

El verbo: levantarse, que es usado en ambos, Deuteronomio y Génesis, es la palabra Hebrea Kum (קום), y es por este sueño de Yahusef que se interpreta que cada vez que la misma palabra aparece en la Escritura de una manera profética, hace referencia directa a quien los Judíos llaman «Mashíaj BenYosef», que es el descendiente de Yahusef a través de Efraím, quien sería conocido después como: el Profeta como Moshé. 

Otra prueba irrefutable de que el Profeta como Moshé no es Yahushúa, el Mesías, se encuentra en las Buenas Nuevas de Yahujanán, cuando se nos muestra que la Escritura anunció la venida de tres personas especificas y que por ende los Yahudim esperan desde que se reveló Yahujanán el Inmersor (Juan el Bautista) en Yahudáh. 

Juan 1:25
Y le preguntaron diciendo:
—¿Por qué, pues, inmersas, si tú no eres el Mesías, ni EliYahu, ni el Profeta?

Mashíaj EliYahu El Profeta
Primero Preparador Último
Puerta Portero Buen Pastor
Mashíaj BenDavid Yahujanán el Inmersor Mashíaj BenYahusef
Abogado 2do Testigo 1er Testigo

 

Está escrito en la Toráh que para poder ejecutar cualquier juicio, se necesita el testimonio de dos o tres personas:

Deuteronomio 17:6 [19:15]
»Por testimonio de dos o de tres testigos morirá el que haya de morir;
no morirá por el testimonio de un solo testigo.

Yahushúa también dijo “que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una Yud [י] ni un cuerno [ה] pasará de la Toráh” (Mt.5:17-18), lo que quiere decir que este verso también debe cumplirse. Dicho cumplimiento vendrá a través del sacrificio de tres personas que morirán para dar honor a Yahwéh y así poder presentarse ante Elohim como Testigos. Esto quiere decir que el Todopoderoso profetizó, a través de Deuteronomio, que no solo debería venir Yahushúa HaMashíaj, sino también EliYahu y el Profeta como Moshé, ya que según los requerimientos de la Toráh tendrían que aparecer tres Testigos para que se pueda ejecutar el Juicio Final después del Milenio (Ap.20:11-15), para condenar a los enemigos de Yahushúa, inclusive a la misma Muerte.

La manifestación de dichos Testigos inició a partir de la muerte de Yahushúa, por lo que EliYahu debe volver en el fin de los tiempos a actuar como Testigo, junto al Último, ya que la primera vez que EliYahu volvió a manifestarse, como Yahujanán el Inmersor, murió tiempo antes de Yahushúa, para cerrar la dispensación de los profetas antes del sacrificio de Mashíaj (Mt.11:11-14). 

Es interesante que el verso dice que “por testimonio de dos o de tres testigos”, ya que uno de ellos es EliYahu y el otro se presenta como dos personas diferentes, el Primero y el Último, por lo que entonces se pueden ver como dos o tres personas, EliYahu y Mashíaj (Primero y Último).  

Lo que sucedió aproximadamente hace 2000 años con Yahushúa y Yahujanán en Yisrael, ahora, en estos tiempos finales, se repetirá entre las naciones con el Testigo como Moshé y el Testigo como Eliyahu respectivamente. Así como el pueblo de Yisrael rechazó a Yahushúa y a Yahujanán, así las naciones rechazaran a los Dos Testigos y de esta manera se cumplirá la señal de Yonáh en el Primero y el Último, el hijo del hombre. 

Como se mencionó anteriormente, el más claro ejemplo de Mashíaj, Primero y Último, se da en la persona de quien se llegó a conocer erróneamente como Josué, cuyo nombre de nacimiento fue Hoshea.

Números 13:8
De la tribu de Efraím, Hoshea [Salvación] hijo de Nun.

El significado de Efraím es: Doblemente Fructífero; mientras que Hoshea significa: Salvación. Por otro lado, en Arameo, el nombre Nun quiere decir: Pez, criatura que representa la multiplicación y a los escogidos de entre las naciones, ya que Yahushúa HaMashíaj hizo a los apóstoles pescadores de hombres, por lo que entonces los hombres son representados por peces y este mundo viene siendo el agua del cual son sacados. Además, la letra hebrea Nun [נ] representa la Presencia Celestial [Shekinah], la Ruaj HaKodesh, la semilla, descendiente, recipiente, el Reino, el heredero al trono, Profeta, Jubileo, Libertad, Fidelidad y Humildad, así como esta escrito de Moshé, que era el hombre más Humilde; por ende, aquel que sea enviado como él, debe también tener dichas características para convertirse en el Gran Rey, así como la Nun es el heredero al Trono y éste es el hijo de Nun. 

Eventualmente, cuando llega el momento de sustituir a Moshé por su sucesor, quien representaría al profeta como él, para que finalmente el pueblo entrase a la tierra prometida, Yahwéh le cambia, a través de Moshé, el nombre a Hoshea, así como lo hizo con Abraham y Yisrael. En este caso, Yahwéh le añadió al nombre de Hoshea [הושע] la letra Yud [י] que le había quitado al nombre de la matriarca Sarai [שרי], al convertirlo en Sarah [שרה], y de esta manera recibió el Nombre que en un futuro sería revelado como el nombre del Mesías, Yahushúa [יהושע]. De esta forma, Yahwéh nos da una pista enorme de quien sería el que llevaría espiritualmente a Yisrael a la tierra prometida, la Nueva Yerushalaim, como el Primero, al perdonarnos de nuestros pecados, mientras que el Último se manifestaría en el fin de los tiempos para cumplirlo fisicamente, en el 2do Éxodo, cuando los escogidos sean cosechados y llevados al lugar preparado, después de haber sido transformados al recibir sus cuerpos eternos, sus moradas celestiales. 

Números 13:16
Éstos son los nombres de los hombres que Moshé envió a reconocer la tierra.
A Hoshea [הושע] hijo de Nun le puso Moshé el nombre de Yahushúa [יהושע].

A diferencia de Yahushúa HaMashíaj, cuyo Nombre fue transmitido por medio del Malak Gabriel antes de su nacimiento; el Último, al igual que Hoshea, se convierte en el Profeta como Moshé, a través del Primero, y por eso su nombre es cambiado como Abram y Yaakov, que pasaron a ser llamados Abraham y Yisrael. Una clara confirmación de como Yahushúa BenNun representa al Testigo como Moshé, es que el nombre se le otorga cuando va a ser enviado como testigo a reconocer la tierra prometida, junto con otros once de cada una de las tribus, de los cuales solo dos, Yahushúa y Kalev, dan un reporte positivo por su fe. Lo anterior es un espejo profético de los dos Testigos de los últimos días. Curiosamente, el nombre Yahushúa sale escrito de dos formas diferentes a lo largo de la Escritura, para así representar las dos manifestaciones, además de confirmar su pronunciación: 

יהושע יהושוע
Yahushúa Yahushúa
1ro 2do
216 veces [Valor #: Bendición, León, Mi Palabra] 2 veces (Dt.3:21, Jue.2:7)

 

La letra Vav [ו] representa al hombre, razón por la que la primera versión del nombre, que solo tiene una Vav, fue como apareció el Mesías al ser el Primero; mientras que la segunda versión, con dos Vavs, claramente representa la venida del Último, como el Hijo del Hombre, que viene a confirmar el pacto del Primero en el 6to milenio, así como la segunda versión tiene 6 letras. En el caso del Último, no significa que usará el mismo nombre que el Primero, puesto que viene a dar testimonio de Yahushúa, por lo que si usase el mismo nombre daría testimonio de sí mismo y por lo tanto su testimonio sería invalido, razón por la que este nombre lo recibirá hasta resucitar; sin embargo, mientras cumple su ministerio en la tierra, Yahwéh le da otro nombre, que es al que se refiere Mashíaj en Apocalipsis al mencionar su nombre nuevo (Ap.3:12).

Deuteronomio 3:21
»Ordené también a Yahushúa [יהושוע] en aquel tiempo [Fin]:
Tus ojos vieron [Testigo] todo lo que Yahwéh, vuestro Elohim,
ha hecho a aquellos dos reyes [las 2 Bestias | Samael y Heilel];
así hará Yahwéh a todos los reinos por donde tú pasarás. 

El Último se manifestará como Guerrero (Espiritual), los cual es una de las razones por las que Yahwéh usó la versión de seis letras en el verso anterior, por el mensaje que estaba transmitiendo, además de mencionar las palabras «en aquel tiempo», que en sentido espiritual, a diferencia del histórico, representan el Final de los Tiempos cada vez que aparecen en la Escritura. 

Por otro lado, el libro de Jueces nos da, en un solo verso, un perfecto ejemplo de la representación del Primero y el Último, a través de las dos versiones del Nombre del Mesías:

Jueces 2:7
El pueblo había servido a Yahwéh todo el tiempo que vivió Yahushúa [יהושע], y también mientras vivieron los ancianos [Apóstoles] que sobrevivieron a Yahushúa [יהושוע], los cuales habían sido Testigos de todas las grandes obras que Yahwéh había hecho en favor de Yisrael. 

De la misma manera que en el verso anterior, mientras Yahushúa HaMashíaj caminó en la Tierra, los que le creyeron siguieron la verdadera doctrina, aun después de él ascender continuaron bien encaminados durante la vida de los Apóstoles, como los Ancianos de la Congregación; sin embargo, después de ellos vino la Apostasía (Rebeldía) en la que se crearon todo tipo de falsas doctrinas, hasta que se manifieste el Último, como Testigo, para actuar en Nombre de Yahwéh Yahushúa a favor de Yisrael, que será cuando todo se reanude y se confirme el pacto que realizo Yahushúa HaMashíaj hace dos mil años.  

Deuteronomio 1:38
Yahushúa hijo de Nun [hijo de Efraím], el cual te sirve, él entrará allá; anímalo, porque él la entregará a Yisrael.

Deuteronomio 3:28
Instruye a Yahushúa, anímalo y fortalécelo, porque él ha de pasar delante de este pueblo, y él les entregará la tierra que verás.”

Deuteronomio 31:1-3
Fue Moshé y le dirigió estas palabras a todo Yisrael. Les dijo:  «Ya tengo ciento veinte años de edad [rep. último Jubileo] y no puedo salir ni entrar. Además de esto, Yahwéh me ha dicho: “No pasarás este Jordán.” Yahwéh, tu Elohim, él pasa delante de ti; él destruirá a estas naciones delante de ti, y las heredarás. Yahushúa será el que pasará delante de ti, como Yahwéh ha dicho.

Yahwéh declaró que la vida del hombre sería 120 años (Gn.6:3), número que representa el fin de los tiempos, puesto que los 120 años que Yahwéh daría a la humanidad para arrepentirse antes del diluvio, en otro nivel de interpretación revela que la humanidad, en el estado en el que se encuentra, solo duraría 120 Jubileos desde Adám, el primer hombre, lo cual resulta ser 6000 años (50x120), así como Elohim hizo la creación en 6 días, lo cual da a entender también que serían 6 milenios de historia, ya que «para Adonai, un día es como mil años y mil años como un día» (Sal.90:4, 2Pe.3:8). 

Entonces, con todo lo anterior podemos concluir que existe una clara e importante relación entre Yahusef y Efraím, donde Yahusef representa el lado puro, el Yahudi apartado; mientras Efraím el lado que cayó en la confusion del pecado, el Gentil adoptado.

7.1.1.3. Dan.

Dan significa: Juez. Esta tribu fue bendecida con la labor de juzgar al pueblo (Gn.49:16); sin embargo, de forma similar a Heilel (Lucifer) que se convirtió en el Acusador, la tribu se aprovechó de su poder y autoridad, por lo que este trabajo fue entregado a la Congregación escogida.

1 Corintios 6:2
¿No sabéis que los apartados [escogidos] han de juzgar al mundo?
Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros,
¿sois indignos de juzgar asuntos tan pequeños?

Apocalipsis 20:4
Vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Yahushúa y por la palabra de Yahwéh, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con el Mesías mil años.

En pocas palabras, los Judíos que no aceptan al Mesías en lo absoluto son Gentiles espirituales; así como un Gentil que crea y confiese a Yahushúa como Soberano es un Yahudi espiritual. 

Romanos 11:11-16
Pero yo pregunto: ¿Será que los israelitas, al tropezar, cayeron definitivamente? ¡De ninguna manera! Al contrario, debido a su transgresión vino la salvación a los gentiles, a fin de provocarlos a celos. Y si su transgresión ha servido para enriquecer al mundo, y su caída, a los gentiles, ¿cuánto más lo será su plena restauración?  Hablo a vosotros, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, por si en alguna manera pudiera provocar a celos a los de mi sangre y hacer salvos a algunos de ellos, porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?  Si las primicias son apartadas, también lo es la masa restante; y si la raíz es apartada, también lo son las ramas.

Yahushúa es esa raíz, quien no cometió pecado alguno para presentarnos sin mancha ante el Padre, a través de su sacrificio como el Cordero al final de su manifestación como el Kohen Gadol (Sumo Sacerdote).

El plan del Todopoderoso, cuya misericordia sobrepasa nuestro entendimiento, fue permitir la rebelión temporal de los Yahudim para así poder traer la Salvación a los Gentiles, mientras al mismo tiempo buscaba provocar los celos de los Yahudim que continuamente buscaban otros elohim aparte de Yahwéh, quien había establecido un pacto con ellos, lo cual debe provocar en cada persona el deseo de hacer Teshuvah (Regresar/Arrepentirse) de todo corazón y de volverse al verdadero Elohim, Yahwéh, a través de su hijo Yahushúa HaMashíaj. Esto había sido profetizado en la Toráh milenios antes, aun si hoy en día la mayoría de Judíos lo niegan e inventan diferentes razones o explicaciones para tratar de interpretar lo profetizado, la Escritura no puede ser quebrantada. 

Deuteronomio 32:20-21
Y dijo: “Esconderé de ellos mi rostro, veré cuál será su fin; porque son una generación perversa, hijos infieles. Ellos provocaron mis celos con lo que no es Elohim; me irritaron con sus ídolos. Yo también provocaré sus celos con un pueblo que no es pueblo, los irritaré con una nación insensata.

Éxodo 32:10
Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira contra ellos y los consuma;
pero de ti [como el Último] yo haré una nación grande [Yisrael Espiritual].

Yahwéh nos da un ejemplo de humildad al pedir la aprobación de Moshé para actuar, además de usar este momento como un examen que Moshé aprueba utilizando la misericordia e inteligencia. Yahwéh actúa conforme al consejo de Moshé por honor de su Nombre y por su amor a Moshé, pero mantiene su plan para un tiempo futuro, cuando Él enviaría a quien también le prometió a Moshé, un Profeta como él, para formar, a través de él, la gran nación que mencionó en el verso anterior. Igualmente, la Escritura profetiza del Último utilizando a Zorobabel como un reflejo profético, a través del cual promete construir el Templo (Zc.4:9), que es una representación del pueblo escogido en el cual Yahwéh habitará eternamente. 

Cabe mencionar que, como un espejo de la profecía mencionada en Éxodo, Yahwéh hizo que la generación entera que salió de Egipto muriera en el desierto durante 40 años, de forma que los que terminaron heredando la tierra fueron sus hijos, de la misma manera que la Iglesia se formó hace dos mil años, que son 40 Jubileos, tiempo en el que la Congregación ha caminado por un desierto espiritual, por su rebeldía, al alejarse de la verdad, que es Yahushúa HaMashíaj, y haber adoptado un falso mesías que se adapta al creyente, en vez del creyente adaptarse a la verdad para vida eterna. En el presente nos encontramos en el final de los 40 Jubileos, que es cuando la descendencia, como la Congregación Escogida, entrará a la verdadera promesa, que es la vida eterna. 

Debe quedar claro que Yahwéh nunca ha desechado ni desechará a su pueblo (Rm.11:1-15); sin embargo, también debemos comprender que desde el principio el Todopoderoso ya había pensado en un pueblo espiritual y no uno de carne, por lo que la Escritura deja claro «que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Yahwéh» (1Co.15:50), razón por la que todo lo que vemos en el Éxodo y lo que tiene que ver con Yisrael de la carne, es una imagen de lo que sucedería en el espíritu. Esto significa que el pueblo que Yahwéh escogió desde un principio son aquellos que Él sabía que reconocerían a su hijo Yahushúa, el Mesías, que es la Verdad y quien revela al Padre. En otras palabras, un Yahudi que acepta a Mashíaj es un verdadero Yahudi en espíritu, no solo exteriormente en su carne, que es su vestimenta, mientras un Yahudi de la carne que no acepta a Mashíaj es simplemente un gentil vestido de Judío. (Rm.2:25-27, 3:29-30; 1Co.7:18-20; Cl.3:9-12; Gl.5:4-6, 6:14-16) 

En esta ocasión, Moshé actuó como Abraham cuando Yahwéh destruyó Sodoma y Gomorra a través de sus 2 Malakim (2 Testigos), lo cual conecta este evento con el fin de los tiempos, que será como en los días de Lot (Gn.18-19). Nótese que a pesar de escuchar y seguir el consejo de su amigo Abraham, Yahwéh igualmente destruyó Sodoma y Gomorra, ya que su palabra nunca vuelve vacía (Is.55:11), pero salvó a Lot, el único justo que se encontraba en esa tierra y quien representa a los 144.000 escogidos, mientras su esposa representa a los muchos. Además, es interesante que Lot no era descendiente de Abraham en la carne, al igual que algunos de los 144.000, como ya se ha explicado, pues Yahwéh puede sacar hijos de Abraham aun de las piedras (Mt.3:9, Lc.3:8). 

Romanos 10:19-21
También pregunto: ¿No ha conocido esto Yisrael? Primeramente Moshé dice:  «Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; con pueblo insensato os provocaré a ira.» E YishaYahu dice resueltamente:  «Fui hallado por los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí Pero acerca de Yisrael dice: «Todo el día extendí mis manos a un pueblo desobediente y rebelde

Otra razón por la que la tribu de Dan no se cuenta en la lista de Apocalipsis 7, es porque de él saldrá la Bestia, quien provocará la muerte del Testigo como Moshé.

Génesis 49:16-18
»Dan juzgará a su pueblo como una de las tribus de Yisrael.
Será Dan serpiente [Samael | Judas] junto al camino [Yahushúa],
víbora [Heilel | Acusador] junto a la senda [Último],
que muerde los talones del caballo [Blanco]
y hace caer hacia atrás al jinete [Testigo como Moshé].
Tu salvación [לישועתך | Yahushúa en el Último] he esperado, oh Yahwéh.

Dado que a Dan se le dio autoridad para juzgar al pueblo, fue tentado con abusar de ese poder, de la misma forma que sucedió con Satán. 

Como se puede ver en Génesis 49, Yaakov termina la bendición/profecía de Dan con las palabras «Tu Salvación he esperado», ya que por un momento, en su visión profética, pensó que Mashíaj vendría de esa tribu, cuando vio a Sansón en el futuro manifestándose de la tribu de Dan, mas cuando notó que Sansón es solo un reflejo, clamó que continuaría esperando, aun después de él. Otra interpretación revela que la tribu de Dan, en este contexto, representa a los que caerán en las garras de la Bestia y el Falso Mesías, por lo cual Yaakov advierte a Yisrael para que siga esperando y busque a otra persona de una tribu diferente, lo cual se llega cumplir con la bendición de Yahusef (Gn.49:22-26).

El territorio de Dan bordeaba al de Efraím, lo cual muestra una clara conexión entre ambas tribus. Dan consideró su parte inaceptable, mostrando su inconformidad y falta de entendimiento, así como a los Judíos inconformes les pareció inaceptable el Mesías que Yahwéh les envió, sin entender las profecías y su misión. A pesar de que las dos tribus (Efraím y Dan) no se encuentran en la lista de Apocalipsis 7, la visión dada a Ezekiel muestra cómo si habrá una porción de tierra para cada tribu, lo cual confirma que si entrarán, pero de diferentes maneras, como se explicará más adelante; además de demostrar que los nombres que si se mencionan en la lista tienen que ver con la interpretación espiritual.  

Ezequiel 48:1-5
»Éstos son los nombres de las tribus: Desde el extremo norte por la vía de Hetlón [Lugar Escondido] viniendo a Hamat [Fortaleza], Hazar-enán [Aldea de Fuentes], en los confines de Damasco [Silencioso es el que viste de Silicio] , al norte, hacia Hamat [Fortaleza], tendrá Dan [Juez] una parte, desde el lado oriental hasta el occidental. Junto a la frontera de Dan, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, tendrá Asher una parte. Junto al límite de Ahser, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Neftalí, otra. Junto al límite de Neftalí, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Manasés, otra. Junto al límite de Manasés, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Efraím, otra.

En Jueces 18 se lee una historia muy interesante, en la que Dan construye su propio templo para colocar y adorar el ídolo que habían robado de Efraím, lo cual representa el 3er Templo y el Falso Mesías con el que la Bestia engañará al mundo, al tomar la falsa doctrina de los muchos.  

Jueces 18:1
En aquellos días no había rey en Yisrael. La tribu de Dan buscaba un territorio propio donde habitar, porque hasta entonces no había obtenido su heredad entre las tribus de Yisrael.

La tribu de Dan, al no tener tierra propia, mientras buscaban dónde habitar pasaron por la tierra de Efraím y robaron los ídolos de Mikah. Después, fueron a la tierra de Laish, quienes habitaban confiados y tranquilos, procedieron a atacarlos y vencerlos, en su templo pusieron sus ídolos y al sacerdote que tomaron de la casa de Mikah, al establecerse en su tierra nueva (Jue.18). De la misma forma, la Bestia tomará la falsa doctrina de los Muchos, para engañar al mundo con el ídolo de las naciones, se establecerá en una tierra que no le pertenece y después destruirá a los muchos e inclusive a la Gran Ramera, de quien habría tomado el ídolo y el Falso Profeta (Sacerdote).

7.1.1.4. Efraím y Dan en Jueces 17 y 18. 

En los capítulos 17 y 18 del libro de Jueces se encuentran varios ejemplos que revelan diferentes características de las dos tribus que se omiten en Apocalipsis 7 y que se manifestaron negativamente a través de la historia: 

1. El hombre que se menciona en la historia originalmente aparece con el nombre MikaYahu [מיכיהו]; sin embargo, cuando la Escritura revela su idolatría le quita dos letras a su nombre, para que no se deshonre el nombre de Yahwéh al mencionarlo, por lo que después se le continúa llamando Mikah [מיכה].

2. La prosperidad de Efraím, representada por los 1100 ciclos de plata de la Madre de Mikah (Jue.17:2), provocó que la codicia de su hijo lo tentará con robarlos, lo cual causó que su madre, en su ignorancia, maldijera a su propio hijo.

3. Una vez que Mikah confiesa el robo, su madre bendice a Yahwéh; sin embargo, inmediatamente usa ese dinero (prosperidad) para crear un par de ídolos, uno de madera (Jesús) y otro de metal/plata (Dios). Este suceso revela cómo los Cristianos dicen adorar al Todopoderoso, pero al invocar un nombre falso y hacer los diferentes tipos de ídolos que adoran, sean imágenes, estatuas, crucifijos, dinero, etc; muestran que en realidad siguen falsos poderosos, de la misma forma que Mikah y su madre.

4. El poder de la tribu de Dan y el número de su ejercito, les hizo engañarse y pensar que tenían la autoridad para robar los ídolos de la casa de Mikah, llevarse su sacerdote y finalmente tomar la tierra de Laish (León), quienes habitan confiadamente, para terminar cayendo también en idolatría.

Cada personaje en esta historia de Jueces representa a alguna persona o grupo de personas en el fin de los tiempos:  

1. En este contexto, Mikah representa a los Muchos; sin embargo, el nombre de MikaYahu (sig. ¿Quién como Yahwéh?), descendiente de Efraím, representa al malak MikaEl (sig. ¿Quién como el Poderoso?) y revela que al MikaEl levantarse en la tierra (Dn.12:1) lo haría a través de la tribu de Efraím, para cumplir lo profetizado acerca de Mashíaj BenYosef, el profeta como Moshé. El haber robado el dinero de su madre representa el hecho de que el Último viene como ladrón en la noche y como hijo prodigo. Lo anterior indica que, en estos capítulos, “la casa de MikaYahu” representa las tribus perdidas de Yisrael, las congregaciones del Mesías que en estos momentos se encuentra en la Apostasía adorando falsos elohim a través de los diferentes ídolos que se han hecho.

2. A lo largo de la historia se menciona, en dos ocasiones, que en ese momento no había rey en Yisrael, lo cual hace referencia al tiempo del fin, cuando solo el Kohen Gadol (Yahushúa) se habría manifestado y por lo tanto aún no habría sido establecido el Último como Melek Gadol, a pesar de estar en los últimos días, por lo que esto confirma que se refiere al tiempo de la Apostasía, poco antes de los últimos 7 años.

3. La madre de Mikah, en este caso, representa el espíritu de la iglesia apóstata que es idólatra, codiciosa y condicional, por lo que sirve al Poderoso únicamente cuando las cosas salen según sus expectativas.

4. El sacerdote que establece Mikah representa al Falso Profeta, la 2da Bestia (el Papa), quien es infiel y se une a quien sea que le ofrezca pleitesía y más poder.

5. La tribu de Dan representa al gobierno mundial, los que se han establecido como jueces del mundo, a través de su adoración a Lucifer (Heilel), como la sinagoga de Satán, quienes intentan establecer su Nuevo Orden Mundial sobre la tierra, razón por la cual la tribu buscaba tierra donde habitar, por supuesto una tierra que no era su porción pues no tomaron la que Yahwéh les dio (Jue.18:1). Otra confirmación de esto, es el simple hecho de que amenazaban de muerte a todo aquel que se les opusiese.

7.1.1.5. Efraím y Dan proféticamente.

Cada tribu representa un grupo específico:

    1. Dan = Judios
    2. Efraím = Cristianos

Estas dos tribus tienen tres divisiones, según su decisión final:

1. Salvos: [Creen y Confiesan el Nombre de Yahushúa HaMashíaj] (Pocos)

- Aquellos de Efraím y Dan que se encuentren en esta categoría serán incluídos en la tribu de Yahusef, al recibir un nombre nuevo por su pureza, después de arrepentirse y confesar el Nombre para ser transformados durante la cosecha, ya que tanto Efraím como Dan están directamente relacionados con la rebeldía e idolatría.

2. Justificados: [Creen en la Muerte y Resurrección de Mashíaj] (Muchos)

- Aquellos de Efraím y Dan que se encuentren en esta categoría será incluidos entre los Muchos, así como el nombre Efraím significa: Doblemente Fructífero. En esta categoría hay muchos más que entre los Escogidos, ya que como dice la Escritura: «Muchos son Llamados, pero Pocos los Escogidos» (Mt.22:14). A través de la Escritura se usa el nombre Efraím normalmente para referirse a las tribus perdidas de Yisrael, que en comparación con las restantes son muchos en número; así como también se usa para referirse a Yisrael cuando estaban inmersos en idolatría y rebeldía, de la misma forma en que se encuentran los Cristianos en este momento.

- Otro grupo que está en rebeldía es el pueblo Judío de carne que no ha aceptado al Mesías. Lamentablemente, los líderes de este grupo hacen todo lo posible para que ningún Judío conozca la verdad de Yahushúa; por ejemplo, al prohibir la lectura de capítulos específicos como YishaYahu 53 y Daniel 9, para que no descubran que sus antepasados y los rabinos del presente han rechazado al verdadero Mesías, por lo que se comportan como Jueces, que es el significado del nombre Dan, ya que condenan al pueblo al decidir que nadie entre a la Salvación a través del único camino, sin darles siquiera la opción de escoger, algo que ni siquiera Yahwéh, que tiene toda autoridad, hace. Por otro lado, el haber sido conocidos por siglos como el Pueblo Escogido, hace que se sientan con la autoridad de Juez (Dan), lo cual ha hecho que cometan errores garrafales en la historia, como juzgar al Mesías de blasfemo y endemoniado, además de convencer al pueblo de rechazarlo y finalmente solicitar su ejecución de la peor manera que pudieron imaginarse, como un maldito por Elohim (Dt.21:23) 

Lucas 11:52
»¡Ay de vosotros, intérpretes de la Ley (Toráh | Dan)!,
porque habéis quitado la llave del Conocimiento;
vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.

3. Condenados: [Insensatos y Necios | Rebeldes e Idolatras | No se Arrepintieron]

- Dan = Sinagoga de Satán (Judios que no aceptan a Mashíaj) [Ap.2:9, 3:9]

- Efraím = Cristianos Falsos (Dicen creer, pero no cumplen los Mandamientos)

Mateo 8:10-12
Al oírlo Yahushúa, se maravilló y dijo a los que lo seguían:
—De cierto os digo que ni aun en Yisrael he hallado tanta fe.
Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente,
y se sentarán con Abraham, Yitzhak y Yaakov en el reino de los cielos;
pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera;
allí será el lloro y el crujir de dientes.

7.2. Los Muchos.

Apocalipsis 7:9
Después de esto miré, y vi una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en sus manos.

Una vez que se le revela a Yahujanán quienes son los Pocos escogidos de las 12 tribus, se le muestra quienes son los Muchos, que son aquellos que siguen los mandamientos pero tendrán que morir durante el inicio de la Gran Tribulación, por su rebeldía, al no aceptar la verdadera doctrina y rechazar el Nombre del Mesías y el de su Padre, para así recibir la Salvación.

Hechos 4:12
Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro Nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Como ya se explicó en la sección anterior, los Muchos son representados por el nombre Efraím a lo largo de la Escritura. En esta categoría, la tribu de Dan representaría a los líderes de los Muchos, que son los Fariseos de hoy en día, los sacerdotes y pastores que no enseñan la verdadera doctrina, sino que engañan a sus ovejas. 

2 Timoteo 4:3
pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones,

Aquellos que serán justificados son descritos como una Gran Multitud de todas las tribus, pueblos y lenguas, lo cual se refiere a la plenitud de las naciones mencionadas anteriormente [מלא הגוים]. Las ropas blancas que visten representan los cuerpos que recibirán durante la resurrección de los muertos. 

    • Ropas Blancas: Los cuerpos de los Justificados que pasan por la muerte.
    • Lino Finísimo: Cuerpos de quienes son Transformados sin pasar por la muerte.

La Escritura menciona que la multitud estaba delante del Trono [ת] y en la presencia del Cordero [א], que son representaciones del Último y el Primero, respectivamente, por lo que se entiende que los muchos se presentarán ante el Primero y Último, una vez que se hayan hecho uno (Ez.37:17, Zc.14:9). Esto se puede ver más claramente en el hebreo original, ya que literalmente se traduciría: «ante el rostro del Trono y el rostro del Cordero» [לפני הכסא ולפני השה].

Además de vestir de blanco, que representa su justificación, la multitud tiene palmas en sus manos, lo cual evoca el momento en el que todas las naciones reconocen a Mashíaj como el Rey. 

Juan 12:12-13
El siguiente día, grandes multitudes que habían ido a la fiesta, al oír que Yahushúa llegaba a Yerushalaim, tomaron palmas y salieron a recibirlo, y clamaban:
—¡Hoshiah-Na! [הושיעה נא] ¡Bendito el que viene en el Nombre de Yahwéh, el Rey de Yisrael!

En el texto de Apocalipsis también se puede ver una relación con la fiesta de Sukkot, que es cuando iniciarán los 30 días en que los Muchos van a morir. Durante dicha fiesta, el pueblo debe ir a las montañas de Yerushalaim y hacer enramadas, los cual representa el 2do Éxodo que concluirá en Shemini Atzéret, con la cosecha; razón por la que el pueblo citaba el verso de Salmos, pidiendo al Todopoderoso la Salvación que se cumplirá durante la transformación. (Os.5:7; Mt.21:8-9, 24:16; 1Cor.15:51)

Marcos 11:8-10
También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino. Los que iban delante y los que venían detrás gritaban, diciendo:
—¡Hoshiah-Na! ¡Bendito el que viene en el nombre de Yahwéh!
¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene!
¡Hoshiah-Na [הושיעה נא] en las alturas!

Salmos 118:25
Yahwéh, sálvanos ahora [הושיעה נא], te ruego;
te ruego, Yahwéh, que ahora nos hagas prosperar.

Curiosamente, si tomamos la palabra hebrea que se traduce como: Sálvanos [הושיעה], se puede escribir el nombre del Mesías, Yahushúa [יהושע]. Si dejamos la otra letra Hei [היהושע] se traduciría: El Yahushúa; que hace referencia al único Yahushúa que cumplió toda la voluntad de su Padre Yahwéh. 

El pueblo esperaba el cumplimiento de todas las profecías referentes al Mesías y lo que él establecería, según fue prometido por Yahwéh; sin embargo, Yahushúa estaba manifestándose como el Sumo Sacerdote, para cumplir parte de lo esperado, mientras dejaba una sombra profética del momento cuando se manifestaría como el Gran Rey, evento que se ve reflejado en las palabras de los Muchos en Apocalipsis 7. 

Apocalipsis 7:10-12
Clamaban a gran voz, diciendo:
«¡La salvación pertenece a nuestro Elohim, que está sentado en el Trono, y al Cordero
Y todos los malakim que estaban en pie alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, se postraron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Yahwéh, diciendo: «¡Améin! La bendición, la majestad, la sabiduría, la acción de todáh, la honra, el poder y la fortaleza sean a nuestro Elohim por los siglos de los siglos. ¡Améin!»

En estos versos podemos ver que los Muchos llegan a reconocer finalmente que la Salvación pertenece únicamente a Yahwéh, cuya presencia se encuentra en el Trono, y a Yahushúa HaMashíaj, quien fue sacrificado como el Cordero; en vez de aquellos elohim-falsos cuyos nombres invocaban entre las naciones de las cuales salieron. 

Apocalipsis 7:13-15
Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: «Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido?» Yo le dije: «Soberano, tú lo sabes.» Él me dijo: «Éstos son los que han salido de la Gran Tribulación; han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por eso están delante del Trono de Yahwéh y lo sirven día y noche en su Templo. El que está sentado sobre el Trono extenderá su tienda junto a ellos.

El anciano que habla con Yahujanán explica que la Gran Multitud llegó ahí después de morir durante la Gran Tribulación, lo cual es confirmado al decir que ellos lavaron sus ropas en la sangre del Cordero, que significa que limpiaron sus cuerpos de todo pecado a través de su fe en la muerte y resurrección del Mesías, ya que es claro que para lavar la ropa hay que quitársela primero, lo cual representaría la muerte, cuando el alma se desviste del cuerpo para que sea purificado.

Marcos 14:24
Y les dijo [Yahushúa]:
Esto es mi sangre del nuevo pacto que por Muchos es derramada.

En el verso anterior vemos el cumplimiento de la profecía dada por YirmYahu (31:31) acerca del nuevo pacto; además, podemos ver que Yahushúa específicamente menciona a los Muchos cuando se refiere a su sangre. 

Efesios 3:6
que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Mashíaj Yahushúa por medio de las buenas nuevas,

El verso 15 de Apocalipsis 7 dice que los Muchos sirven en el Templo, mientras que en Apocalipsis 3:12 se revela que los Escogidos son el Templo. Otra forma de entender esto, es que los Escogidos son el Cuerpo, mientras que los Muchos son la Sangre que sirve en el cuerpo; los Pocos son el Trigo y los Muchos son las Uvas. Aunado a esto, el mismo verso menciona que Yahwéh extenderá su tienda junto a ellos, lo cual identifica a los Muchos como el otro redil que Yahushúa dijo que atraería a Él, al manifestarse como el Buen Pastor.

Juan 10:14-16
»Yo soy el Buen Pastor y conozco mis ovejas [los Pocos], y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas [los Muchos] que no son de este redil; a ésas también debo atraer y oirán mi voz [el Último], y habrá un rebaño y un pastor [Primero y Último].

Yahushúa mencionó que él vino por los Yahudím en su primera manifestación, mientras que también reveló que tiene otras ovejas por las que tendría que volver a venir, como el Último, confirmado por el hecho de que dice: oirán mi voz; ya que que la Voz es el Último, además de haberlo dicho en futuro, antes de hacer referencia a la unión de ambos, el Primero y el Último, como también fue profetizado por Zacarías (14:9).

Apocalipsis 7:16-17
»Ya no tendrán hambre ni sed, y el Sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno, porque el Cordero que está en medio del Trono los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas vivas. Y Yahwéh enjugará toda lágrima de los ojos de ellos

A diferencia de los Pocos Elegidos, los Muchos se enfocan más en la vida física que en la espiritual, por esto lo que se les promete tiene que ver meramente con lo negativo de esta realidad, al decir que «no tendrán hambre ni sed, y el Sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno», y «Yahwéh enjugará toda lágrima de los ojos de ellos 

Ahora bien, el aspecto espiritual de los versos anteriores, en lo que respecta a los Pocos y los Muchos, al decir que no tendrán hambre ni sed representa el hecho de que ya no habrá duda de la existencia del Todopoderoso, ya que será conocido por todos de una manera clara, en diferentes niveles; toda pregunta recibirá su respuesta inmediata y toda oración será contestada antes de que se haga (Is.65:24). El que Sol no caerá sobre ellos, ni calor alguno, significa que ya no habrá acusación en contra ellos que los pueda condenar al fuego.